Faltan pocos días para pasar al 2018.

Otros 365 días para vivir, disfrutar, aprender, crecer  y celebrar éxitos. Otra navidad, otro verano, otros momentos para reír a carcajadas y llorar de felicidad.Otro año para reflexionar sobre lo que queremos y trabajar para hacer nuestros sueños realidad.

Hoy quiero hacer un balance de mi año, y sobre todo me quiero centrar en todo lo bueno que ha pasado sin sentirme mal por lo que no he cumplido. La primera acción que QUIERO hacer es AGRADECER.

Estoy agradecida de mi año a nivel profesional, ilusionada de poder ayudar cada día a más gente. Agradecida por tener el privilegio de poder sacar aprendizaje de mis clientes, trabajar con ellos me enriquece mucho y estimula mi crecimiento personal.

Estoy agradecida por tener una familia preciosa, dos hijos que son el motor de mi vida, que cada día me retan para ser mejor persona, por tener unos amigos excelentes que me regalan sonrisas y momentos inolvidables.

Lo que me gustaría hacer hoy es AGRADECER porque a veces me olvido hacerlo. ¿Imagino que a ti también te pasa verdad? Bien, siempre hay algo para agradecer, cada uno de nosotros tiene suficientes motivos para practicar la gratitud.

¿Pero que es la GRATITUD? La gratitud es un sentimiento, una emoción, una actitud de reconocimiento. Se trata de apreciar y ser gratos con lo que tenemos, ser receptivos a las cosas bonitas que nos rodean en lugar de focalizar la atención sobre las negativas y centrarnos en los que nos falta. Se trata de entrenar nuestro pensamiento para operar en positivo y enfocarse en lo que tenemos en lugar de ver lo que nos hace falta. Es tomar conciencia y valorar las cosas que solemos dar por sentadas, es tomarse un momento para reflexionar sobre lo afortunados que somos a pesar de que pasen cosas extraordinarias en nuestra vida.

Es cierto que si miras al mundo con los ojos de la ABUNDANCIA  el AMOR y la GRATITUD cambia tu perspectiva de la vida. De hecho, está científicamente probado que las personas que lo tienen desarrollado como hábito viven mejor, son más sanas, están más satisfechas, optimistas, energéticas, empáticas, más confiadas y tiene mejores relaciones con los demás. La gratitud es un potente imán para la FELICIDAD. Fíjate en todo lo positivo que he mencionado, ¿Qué te parece?  ¿Te animas a practicar la gratitud?

La gratitud es un hábito y como tanto se puede entrenar.

Y por supuesto puedes empezar desde hoy. Coge boli y papel y apunta todas las cosas positivas que te han pasado, que has aprendido, conseguido, que te han emocionado, que te han hecho crecer en el 2017.

Apunta todo lo que quieras Y DA LAS GRACIAS

Despídete de tu año con gratitud para recibir el nuevo con optimismo y entusiasmo.

Solo después de haber hecho este ejercicio puedes pensar en el 2018.

Podrás hacer un listado de objetivos  que deseas alcanzar a nivel personal y o profesional. Podrás empezar a redactar tu plan de acción, y ya sabes  yo estoy a tu disposición para ayudarte, pero solo y después haber dado las gracias a todo lo que el 2017 te aportó.

GRACIAS por tomarte el tiempo de leer mi artículo, si te ha gustado dejame un comentario y si crees que puede ayudar a alguien compártelo.

Aprovecho para desearte un fantástico y brillante 2018.

Te deseo que logres ser feliz  sea cual sea la realidad que te toque vivir.

“Solo hay dos formas de vivir la vida:una, es pensando que nada es un milagro y la otra, es creer que todo lo es.”                         Albert Einstein

.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies